Lo que el mundo necesita es una bomba atómica… de Blandito… un fenómeno que no sabemos si volverá a producirse, o si tendremos la suerte de que se prolongue en el tiempo con nuevas creaciones como este primer disco de Blandito: Blandito (valga la redundancia). Verdades indiscutibles, ironía, sarcasmo, una elevada carga de humor absurdo y, por supuesto, un gran talento para conjugarlo todo en una creación musical que no deja indiferente a ningún oído, por exigente que este sea.

El Disco

Un disco de música electrónica experimental (y yo añadiría que ambiental) cargado de mensajes de conciencia y crítica social y ecológica. Canciones elaboradas con tan solo cuatro frases (o menos) capaces de albergar una sabiduría y un contenido filosófico capaz de sacudir los pilares del sistema de valores de cualquier oyente, dentro de un entorno de exquisita absurdez. En sus letras podemos advertir: la necesidad de huir de las redes del capitalismo en rescate del valor humano de los alimentos; la inminencia del cataclismo al que se ve abocada la Tierra; la impotencia de contribuir al cáncer medioambiental que provoca nuestra posición de consumidores resignados a tal condición; la hipocresía de aquellos adictos con aquellos que exploran otros horizontes en manos de drogas no tan habituales como las que todos consumimos a diario; la necesidad de un cambio drástico en las conciencias humanas llenas de odio, perversión, envidia y demás pecados capitales; mitos y leyendas de épocas pasadas y contemporáneas; desprecio hacia el sistema establecido por una aristocracia corrupta; y el desequilibrio entre el mundo animal y racional. Todo esto abrazado por una atmósfera de armonía musical con el universo emocional del artista.

El Artista

A Blandito lo encarna uno de esos Leonardos Da Vinci de nuestra época: Canijo Montesinos. Una mente creadora cuyo proyecto musical no abarca sino una pequeña parte de todas aquellas expresiones artísticas con las que es capaz de deleitar al público…

En la puesta en escena, Blandito nos sumerge en un ambiente de complicidad dentro de un escenario que va creciendo en genialidad del absurdo y riqueza de detalles que se evidencian a medida que el espectador se integra en la atmósfera creada por el artista.

Además de esta modesta, aunque ingeniosa, aportación al mundo de la música, Canijo Montesinos pone música a El Señor Sonrisas en su última maqueta: Miscelánea. También encontramos colaboraciones con el emergente grupo Kaufer introduciendo arreglos con su corneta, diseñada por él mismo para extraer los semitonos inaccesibles para las cornetas ordinarias, encarnando a Carabraga.

No podíamos dejar de mencionar sus creaciones en al ámbito audiovisual y de las artes gráficas de la mano de La Rana Blanca; o, incluso, como actor de cortometrajes como ‘Andaluces por Andalucía’ junto a Perro Callao Producciones. En definitiva, nos hallamos frente a un trabajo que, aún careciendo de cierta complejidad técnica, goza de una extraordinaria dosis de genialidad que cabalga a lomos de ritmos y melodías que, más que ser pegadizas, se arraigan al neocórtex del espectador. Y la puesta en escena… es simplemente genial. Por último, un consejo: Atentos… porque Blandito va dejándonos caer nuevas joyas como el clip de Taquicardia. No tiene desperdicio.

Un artículo de Mirolas para La Giralkilla #2
Blandito

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR