Julián Lara es un director, guionista, actor, escritor… Julián Lara es un artista multidisciplinar sevillano nacido en 1975 que dirigió su primer corto, ‘Evil Night’, en 2002. Dentro del género de terror y zombis, siguió escribiendo y dirigiendo películas y cortos como ‘Deadhunter: Sevillian Zombies’ (2003), ‘Zombie Xtreme’ (2004) o ‘Sweet Blood’ (2009). Su último corto, ‘Till Death Do Us Part’ (2012), lo rodó durante su estancia en Los Ángeles, estancia que le dió para escribir un libro de 400 páginas editado por Dolmen el año pasado: ‘Welcome to Hollywood’.

¿En que está trabajando ahora mismo Julián Lara?

Julián Lara está trabajando ahora mismo en el próximo videoclip de Haze. ‘En esta celda’, el último videoclip que le he hecho a Haze se estrenó hace un mes y tiene más de un millón de visitas, así que como ha sido un éxito estamos preparando el videoclip del siguiente single del disco, que se llama ‘Barrio’ y sale ahora en Febrero.

¿Cómo surge hacer un videoclip con Haze?

Haze y yo nos conocimos en 2006 porque yo iba a rodar ‘Killing Twice’ y estaba buscando a alguien que me hiciera una canción para la peli. No recuerdo cómo pero conseguí su teléfono… Yo creo que el único teléfono que no tengo es el de Spielberg (risas). Y como hubo buen rollo le propuse hacer un papelillo en la peli, él hace del novio de Ibai Sánchez, la tetona.
Cuando volví de Los Ángeles retomamos el contacto y me comentó que estaba liado con el disco nuevo y le dije: «Aquí está el tío con su matrícula de honor como director de cine». La canción que hizo el Haze de los Deadhunters es la polla, ahora me tocaba a mi hacerle un videoclip a la altura. No es el primer videoclip que hago, pero sí es el primero en plan “profesional de puta madre”. Haze me preguntó si le haría el videoclip de lanzamiento de su nuevo disco y acepté. Vamos, yo ya sabía que iba a quedar de puta madre. Que soy un profesional coño, que no solo sé hacer pelis de zombis. A ver, si yo me hago mi peli, me la guiso, me la como y si me sale de la polla meter zombis los meto, pero no iba a meter zombis en el videoclip del Haze, no tenían cabida.
De hecho el último corto que hice en Los Ángeles tiene zombis pero porque tenía ganas de quitarme la espinita de hacer zombis bien hechos. Los que había hecho aquí antes eran muy graciosos, muy guays… pero muy cutres a nivel de maquillaje. Por si acaso era lo último que hacía de zombis quería que estuvieran de puta madre.

Hablando de Los Ángeles, ¿por qué se va Julián Lara a Los Ángeles?

Eso es algo que comento en los primeros capítulos de ‘Welcome to Hollywood’, mi segundo libro. No me hallaba, y el rollo autodidacta está muy bien cuando te salen bien las cosas y triunfas. Por ejemplo, Álex de la Iglesia no ha estudiado cine, es licenciado en Filosofía y le salió bien la historia. Santiago Segura igual. También eran otros tiempos porque la era digital lo mismo que ha facilitado el acceso a mucha gente al cine ha hecho que haya saturación.
Mi padre me ayudó a irme a estudiar a Los Ángeles. No es que tenga dinero, porque lo que hizo fue hipotecar el piso. Muy fuerte. Yo no quería irme a hacer un certificado ni nada de eso, yo quería estudiar la carrera. Me puse a mirar en Los Ángeles y aunque no pude irme a la UCLA o la USC que es donde han estudiado los más grandes, me fui a The Los Angeles Film School. A los 35 años universitario, bieeen. Hice el grado de dos años condensado en 13 meses, a jierro, las clases incluso los fines de semana. No era tan cara como las otras pero era un título universitario, que ahí está en la entrada (risas) ¡Y al lado la matrícula de honor!

¿Cuánto tiempo estuviste allí?

La idea era irme un año y volver, pero tuve ahí la separación, el divorcio… Bueno, decidí quedarme más tiempo. Estuve tres años al final. Llegaron las fiestas, el desenfreno, la lujuria, el sexo, el Jack Daniel’s a punta pala… Yo salía muchas semanas cinco y seis días, estaba agotado, pero me gradué con matrícula de honor.

Todas estas vivencias las podemos leer en tu libro, ¿no?

Sí, desde lo mejor hasta lo más miserable. Guillermo del Toro lo resume de puta madre en el texto que me escribió: «La adictiva saga de Julián Lara pertenece ya a la más pura picaresca Española. El libro es una mezcla de saga sexual —hombre hay folleteo, hay folleteo en el libro— y crónica del derrumbe. Los Ángeles es así, el cine es así: difícil, ingrato, duro de cojones y darwiniano a tope. Julián combina su capacidad de resistir con un sentido del humor y un saber estar que quizá le permitan algún día alcanzar ese extraño espejismo que él define como triunfo. Por lo menos yo estaré siempre pendiente de los siguientes capítulos de esta aventura». Está de puta madre, cuando me mandó esto Guillermo para el libro flipé.

Por preguntarte por uno de tantos ¿Cómo conoces a Guillermo del Toro?

A Guillermo lo conocí por primera vez hace diez años, la segunda vez que visité Los Ángeles. Fui al Fangoria’s Weekend Horror, básicamente para darme a conocer un poco y le llevé una copia de mi primer libro, ‘Directed by’ y de ‘Zombie Xtreme’. Y me dice: «Ay cabrón, yo vi el trailer», porque él en las convenciones daba un email para sus fans. Le llegarán millones de emails a esa dirección, pero igual lo revisa alguna vez y me dijo que lo había visto. No volví a tener contacto con él hasta que volví a Los Ángeles en 2010 cuando me fui a estudiar. Guillermo iba a una sesión de firmas del DVD de ‘Cronos’ y luego se proyectaba la película en mi facultad. Yo fui lógicamente a que me firmara mi copia de ‘Cronos’, que me hacía ilusión tenerla y me saludó con un: «¿Qué pasa cabrón?», con su acento mexicano, y yo sorprendido porque no esperaba que se acordara de mi, pero me recordaba por los zombis y por Santiago Segura. Ya me dió su email personal y nos vimos unas cuantas veces en Los Ángeles.

Te he preguntado por Guillermo del Toro por el tema del libro, pero las anécdotas de cómo has conocido a muchas personalidades del mundillo serán infinitas. Eres una persona que no se pierde un evento, ¿de dónde sale esa afición?

No sé, soy un tipo divertido, marchoso… Y hay que hacer contactos para poder moverte en este mundillo. Me he colado en un multitud de eventos y he conocido a mucha gente, siempre sin hacer el friki ni molestar. Obviamente si veo a un director o un actor que admiro lo saludo y le pido una fotillo, no me da vergüenza, aunque luego eso me lo han estigmatizado mucho. Que yo no soy nadie ni me creo nada, pero si voy a un evento y veo a Spielberg lo voy a saludar, que he crecido con sus películas y lo adoro. No todo el mundo entiende que me guste colarme en eventos para poder conocer a la gente que admiro. En la Comic-Con tenía mi pase, pero me colé en la zona VIP para ver a las celebrities. Subir en un ascensor con Jackie Chan y luego bajar con Swarzeneger es la polla, lo estaba flipando conmigo mismo. Puede que quede un poco petulante pero yo muchas veces me he dicho a mi mismo «illo Julián eres la polla», de las cosas que he hecho. (risas)

Me quedan muchos sueños por cumplir, pero he cumplido muchos sueños, incluso sueños húmedos… No soy ningún director famoso ni importante pero esto es lo que he hecho, es lo que soy yo. Después de contar todas las miserias que cuento en el libro ya me da igual todo, si cuento como me comía el pollo frito en el supermercado, robaba comida y metía dos lechugas en una… Si he contado mis peores miserias, ¿como van luego a decirme que soy engreído o cosas así?

¿Cuál es el sitio más complicado o en el que más ilusión te ha hecho colarte?

El más complicado la premiere de ‘Lincoln’, toqué todos los palos para conseguir invitación, lo intenté de todas las formas posibles y nada. Era en el Teatro Chino, que tiene una puerta trasera pero nunca está abierta como en otros cines que tienen puertas traseras, puertas laterales por donde te puedes colar… Ese no, tiene que ser por la puerta frontal y sin invitación no entras. Pues al final entré gracias a que conocía al jefe de seguridad, y gracias a eso pude saludar a Spielberg de nuevo. En la Premiere de ‘Los Mercenarios 2’ llegué a la puerta y di mi nombre, obviamente no había ningún sobre con ese nombre, pero mientras buscaban me fijé en uno de los nombres y rectifiqué: «Uy no, te he dado el nombre de mi manager, me llamo tal». Yo sabía quién era ese tío porque es un periodista importante.

Bueno y lo de Katy Perry fue la polla. A mi me encanta Katy Perry y ese día daba un concierto antes del estreno de un documental sobre su historia que no sé si se llegó a estrenar aquí, ‘Part of Me’. Enfócalo así: Tú estás viviendo en Los Ángeles a diez minutos andando del sitio. Tienes la opción de quedarte en tu casa amargado, lamentándote o poniendo a parir por Facebook a los demás que sí hacen cosas guays, o puedes intentar colarte en la fiesta de Katy Perry. Y me costó mucho, pero entré. Ese día tenían cortada toda la calle y cualquiera podía ver el concierto, pero claro, había zona VIP con comida y bebida gratis… ¡Me puse ciego! Cuando entramos a ver el documental yo me pegué a dos personas que sí tenían entradas y le hice un gesto al de seguridad como que iba con ellos, que mi invitación iba en el mismo sobre. Funcionó por la confianza de hacer el ademán y echarle huevos. Y llevaba tal morao que hasta me emocioné viendo el documental de Katy Perry en 3D con las gafas de corazoncitos que nos dieron.

¿Cómo te ganaste la vida los dos años que estuviste en Los Ángeles después de acabar los estudios?

Me dieron un permiso de trabajo. El primer año estuve trabajando como executive assistant en una productora de cine de terror y el otro año estuve de freelance, que fue más complicado pero había trabajo. También estuve trabajando en películas pornos, que no lo había contado hasta ahora pero lo cuento en el libro.

Como aficionado al género imagino que fue guay haber trabajado como profesional del sector, ¿no?

Claro, claro, yo soy muy exigente para el porno. Ya veo poco porno pero cuando veo no me gusta cualquiera, tiene que ser una actriz que me guste, una postura concreta… Tampoco soy fetichista, pero tengo mis gustos. Yo soy más de tetas que de culos, no es nada nuevo, lo digo en mi libro.

No sé si le habremos picado la curiosidad a nuestros lectores, pero yo personalmente estoy deseando leerme el libro. ¿Alguna cosa para terminar?

Esto es una frase al azar de mi libro, en la página 129: «Y a partir de ahí todo me sudaría la polla».

Una entrevista de Adri Ortiz para La Giralkilla #3

Web oficial Welcome To Hollywood en Amazon

 

Sobre El Autor

El artista conocido anteriormente como el autor con aires de grandeza y ansias de poder (y de fama y gloria también).

Artículos Relacionados

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR