Es mi tercerca colaboración con esta revista tan molona. A la primera le puse Quentin Gas & Los Zíngaros y la segunda se llamó OMC Live. Todas tienen en común, de alguna manera, a Sevilla, además de tratarse de historias que nacen de proyectos donde la constancia y la ilusión funcionan de forma clave y definitiva. Dicen que no hay dos sin tres y como dicta mi costumbre, vuelvo a poner de relieve todo lo que tira de abajo arriba; de poco a mucho; de nada a todo. Así que no podía dejar pasar otro número de La Giralkilla sin hablar de EMMETT. Porque hoy sí quiero hablar de una banda que desde 2016 rueda y sube de forma merecida. Trabajo, esfuerzo y pasión por la música graban a fuego su corto (aunque fuerte) recorrido. Marzo fue bonito: llegaba Era Inevitable y lo hacía libre, ligero y nada tardío. Yo, sin embargo, todavía y hasta este momento no me había pronunciado sobre qué me parece que estos chicos sigan en el intento. Y mira que he tenido tiempo para hacerlo. Ahora, con tiempo o sin él, es cuando más ganas tengo de charlar con Ángel S. Guil. Pienso que con esta entrevista ya puedo decir que sigo creyendo en la cosas que se hacen desde el corazón y EMMETT, sin duda, es una de ellas.

¿Cómo presentarías EMMETT ante el público potencial: ese que no os conoce todavía pero que no tardará en hacerlo?

Derrochamos energía en el escenario, nos gusta lo que hacemos y no lo escondemos. Creo que eso es importante para poder transmitirlo al público. Hemos grabado un segundo disco del que estamos muy orgullosos y donde mejor se nos puede conocer es en directo.

Dos discos sobre la mesa (LP debut homónimo y ERA INEVITABLE), muchas horas de trabajo. ¿Para vosotros cuál sería la mejor recompensa?

Muchas horas sí, pero la verdad es que no pesan; disfrutamos en cada parte del proceso hasta que el disco está terminado. La mayor recompensa es poder hacer lo que uno quiere y de la forma que quiere.

Evolucionar en la música (con respecto al sonido), para muchos, es necesario, sano e importante. ¿Para vosotros? ¿Cómo ha evolucionado EMMETT? ¿Cuál es hoy vuestro camino?

Sin duda, no se puede entender la música si no hay evolución, tanto musical como personal, las dos van unidas. El primer disco y el segundo son muy diferentes, precisamente debido a esa evolución necesaria. Muchas veces no se sabe si se está evolucionando en el camino correcto o no, pero desde luego lo hacemos. El camino que tenemos por delante es, como siempre, impredecible, pero si algo tengo claro es que no será el de repetir los mismos pasos… hay que buscar nuevas texturas y paisajes sonoros.

Desde la última vez que nos vimos, ¿qué novedades añadís? ¿Alguna noticia relevante?

Hemos grabado un videoclip de una de las canciones de este segundo disco y ha sido toda una experiencia contar con profesionales del mundo audiovisual. Estamos deseando que se termine de montar para poder mostrarlo.

ERA INEVITABLE que EMMETT siguiera adelante. ¿Cuál es vuestra mayor fuente de alimentación?

La vida, la derrota, la victoria, la calle… las experiencias que nos hacen crecer y las que nos hacen caer, todo suma y todo nutre, lo bueno y lo malo.

¿En qué momento nace ERA INEVITABLE, ¿cómo llegó ese click en la cabeza que lo cambia todo y que provoca comenzar en una nueva etapa?

Este segundo disco ha sido toda una experiencia musical. EMMETT nació sin banda con el LP debut, pero en este segundo disco se congregaron una serie de circunstancias que han terminado provocando que fuese inevitable ir a por todas en esta nueva etapa; se pasó de tocar en acústico en pequeñas salas a tocar en festivales y salas grandes; ganamos un concurso nacional con más de 700 bandas inscritas; grabamos en uno de los mejores estudios de Sevilla y todo lo que ha pasado desde que se unieron Shuffle, Fran, Alexis y Jorge en 2016 (David sustituyó a Jorge a mediados de este año) ha sido muy positivo.

ERA INEVITABLE: su contenido, sus canciones y su recorrido. Pero me detengo en “¿Dónde están los monstruos?”, canción que nos hace creer, con su letra y su positiva melodía, que los monstruos son de cartón y que los cambios, a mejor, están a la vuelta de la esquina. ¿O me lo parece a mí?

Creamos nuestros monstruos, hacemos que crezcan y lo peor de todo, les permitimos que decidan por nosotros. Hay que romper de vez en cuando con todo eso, con la rutina, con hacer las cosas igual y pensar que los culpables de todo son otros y en realidad somos nosotros mismos, que dejamos que las cosas sucedan opuestamente a lo que habíamos pensado. “¿Dónde están los monstruos?” es una de las canciones más positivas del disco, incluso sabiendo que “todo tiene un final” no tiene que ser un final negativo, forma parte de esa evolución de la que hablábamos antes.

¿Cuál es tu tema más sentido?

Hay dos canciones que por motivos diferentes han terminado por quedarse: la primera es “Mis grandes defectos”, que es la que cierra el disco y fue una experiencia brutal ver como mutaba de una sencilla canción con guitarra y voz de tintes folk a la creación de un paisaje sonoro donde se puede percibir una atmósfera épica y nostálgica. La otra canción es “Busco”, tema que compuse cuando tenía 14 o 15 años y que ha estado guardada en el cajón hasta el año pasado. Me parece mentira como después de tantos años me siento igual de identificado con esta canción. Aunque evidentemente la aportación de todos (músicos y productor) ha sido increíble para que quede como una de las canciones más potentes del disco.

¿Por qué fue Jordi Gil y no otro u otra?Entrevista a EMMETT

Estábamos buscando dar un giro al segundo disco, ya habíamos empezado nosotros en el local de ensayo a darle otra orientación a las canciones, pero era importante que a la hora de llevarlo al estudio ese giro se pudiese materializar. Pensamos en Jordi porque sabíamos que iba a hacer que el disco sonase como suena y sobre todo porque íbamos a experimentar con él como se experimentó. Ha sido un proceso muy enriquecedor grabar con Jordi Gil en Sputnik, nos llevamos mucho de casi el mes que estuvimos allí.

Ahora sí (ha pasado un tiempo desde que nos vimos la última vez): ¿podemos hablar de resultados? ¿Cómo lo está recibiendo la gente?

El disco está gustando y la gente que tiene el disco o lo ha escuchado en las redes así nos lo hacen saber. Curiosamente el segundo disco está sirviendo también para que mucha gente conozca el LP debut, todo suma supongo. El mapache todavía está vivo.

¿Estáis trabajando en cosas nuevas?, ya sabemos que en la música nunca se para…

No se puede parar, sea de una forma u otra. Si te gusta la música y estás metido en este mundo, es imposible parar. Después de terminar de grabar Era inevitable me puse a componer más canciones de cara al tercer disco. Hoy por hoy, hay unas 10 canciones terminadas, cuando tenga algunas más se seleccionarán entre todos para ver las que formarán parte del nuevo disco y a partir de ahí se empezarán a trabajar en el local.

¿Cómo se presenta 2018?

Como siempre digo, el futuro es muy incierto, nuestra idea sería preparar nuevo disco, seguir con la gira de conciertos, rodar todo lo posible, todo eso y más entra en nuestros planes pero habrá que ver también qué tiene preparado 2018 para nosotros.

Vamos a lo personal: ¿Cómo comenzaste en la música?

Una de las primeras experiencias fue con unos 8 o 9 años en unas clases de música que se daban por la tarde en una academia. No me gustaban nada porque no nos dejaban tocar los instrumentos. Después de eso empecé a dar clases de guitarra flamenca a los 11 años, pero tampoco terminaba de llenarme. No fue hasta que empecé a descubrir grupos anglosajones como The Beatles, Neil Young, Tom Petty… cuando de verdad me enganché a la música.

Entrevista a EMMETTDe todo lo que has hecho en esta profesión, ¿de qué estás más satisfecho?

Sin duda, de no rendirme y de hacer siempre lo que he creído que tenía que hacer en cada momento. Cada proyecto en el que he estado ha sido muy enriquecedor. En lo último que ando metido es en un nuevo proyecto (todavía sin nombre) donde estoy explotando al máximo la faceta de músico pero también la de productor, después de terminar de grabar el segundo disco de EMMETT y componer nuevas canciones para el tercer disco, empecé a hacer una serie de canciones en inglés, motivadas por uno de mis viajes a Estados Unidos. Hoy por hoy, me siento muy satisfecho de lo que estoy haciendo con este nuevo proyecto: prácticamente he grabado casi todos los instrumentos y estoy haciendo las veces de productor. Eso quizás está siendo la parte más complicada al tener que modificar o juzgar mis canciones y hacerlo siendo objetivo, aunque no estoy solo: Domingo Díaz de Estudio 335 está también colaborando en la parte de producción.

¿Por dónde te gustaría que siguiera tu futuro?

EMMETT es ahora la prioridad… pese a la montaña rusa de este mundo que es la música, creo que queda mucho por decir con este proyecto. El final de año ha estado un poco más parado por diferentes motivos, pero nada permanece igual. También me siento con ganas de sacar el nuevo proyecto adelante, todo puede convivir si hay ganas para ello.

¿Con quién te ves compartiendo escenario? ¿O con quién te gustaría?

Durante mucho tiempo he estado muy enganchado a Quique González, creo que es uno de los músicos más increíbles que tenemos, no solo por su música, también por que ha hecho siempre lo que ha creído que tenía que hacer, ha sido muy independiente y valiente. En esa línea también estoy últimamente escuchando mucho a Rufus T. Firefly, me encantaría que alguna vez se cruzasen nuestros caminos en los escenarios. Pero si tengo que escoger algún músico no español, sin duda sería Neil Young.

Fotografías: Ángel Bernabeu

Una entrevista de Nuria Sánchez para La Giralkilla #11

 

Web oficial

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR