Lo del 15 de junio de 2017 será recordado como la noche en que la gente saltó a cuarenta grados a la sombra de una noche infernal. La culpa fue de Novedades Carminha y de Las Janes, dos grupazos con esencia que no rompieron el escenario porque Dios (aunque repartió fuerte) no lo quiso. Esencia, carácter y personalidad son tres palabras muy mágicas que no siempre se reúnen en una misma frase, siquiera en un mismo párrafo. Bueno, pues con estos dos grupos vivimos esas tres palabras, pudimos sentirlas entrar por nuestros oídos.

Las Janes empezaron con un par de ramas en cada mano, salvajes y desenvueltas, y ofrecieron un espectáculo tribal al son potente de sus guitarras. Comprendí por qué en su momento las llamaban sin tener un solo single grabado; se marcaron un directo poderoso, se las veía disfrutar tanto y era todo tan contagioso que cuando uno se daba cuenta ya estaba bailando y daba igual sudar como un pollo en el horno. Estas chicas son un puñado de huesos bailones con un ritmo desinhibido que no deja indiferente a nadie. Y qué decir de sus letras; frescas y decadentes, críticas sin acidez, con el propósito concreto de olvidar que el suelo quemaba, o que teníamos una cerveza en la mano, o yo qué sé, que había niños por ahí.

Y le tocó el turno a Novedades Carminha, los esperadísimos de la noche. Empezaron presentándose como Los Planetas sembrando ya antes de empezar el buen rollo prometido. Yo nunca los había visto en directo y menos mal que eso ha cambiado, porque lo de estos gallegos es un tema. Su música en vivo está viva y hace sentir vivo, en todos los sentidos. Parte de lo que hacen Novedades Carminha es una oda al arte de la mezcla, con la que logran conciliar crudos sonidos garajeros con otros ochenteros y rockeros. La irreverencia, el humor y la genialidad de sus letras es otro de sus fuertes. Y en cuanto al directo que se gastan… sólo diré que estos señores del norte vinieron a hacer que la gente se quitara las camisetas. Vi cómo un grupo enloquecía dentro de un pogo convirtiéndose en una sola masa. Sí, a más de 35 grados centígrados, gente arremolinándose en un salto común al son de guitarra, teclado, batería y voz. Estuve a punto de unirme pero luego recordé que tenía que seguir viva para escribir esta crónica, plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo y se me pasó. Entre el público había de todo y de todas las edades, pero sin duda, en algún momento de la noche Novedades Carminha consiguió que todos fuéramos una aglomeración de juventud infinita.

novedadescarminha_lasjanes_FB

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR