Pablo García Naranjo (Sabadell, 1979) tiene tres libros en el mercado pero aún no se siente escritor, simplemente alguien que escribe. Afincado en Sevilla, desde hace muchos años, divide su tiempo entre un serio trabajo como administrativo, su mujer, sus niñas, familia (incluso perruna), amigos… y las letras. Hablamos con él al borde del retorno a la rutina de libros, colegios, coleccionables y días grises.

¿Cómo nace el Pablo escritor?

Pues no lo sé. Los que me conocen saben que respeto demasiado la figura de escritor y tal vez no haya llegado a ser escritor todavía. Simplemente soy alguien que escribe y tiene la suerte de que sus historias son accesibles a quien las quiera leer.

¿Dónde buscas la inspiración?

Después de demasiados años pensando historias he llegado a la conclusión de que la inspiración te coge sentado delante del ordenador. El resto no pasa de ser novelas imaginadas que no llegan a nada si no te pones manos a la obra y las plasmas.

Pero un lector empedernido como tú ¿no siente la necesidad de escribir las historias que le gustaría leer?

Antes de comenzar a escribir, si. Supongo que es lo típico, pensar que te gustaría escribir esa novela maravillosa sobre tal o cual género, revalorizarlo y darle mi voz. Hasta ahora, no obstante, eso no ha pasado y no creo que ocurra. Me gustan muchos géneros, hasta ahora he saltado del terror a la ciencia ficción pasando por el género negro. Pero también me encantan la novela histórica y de misterio. Así que me considero un mono literario que va saltando de rama en rama.

Háblanos de tu última novela, Coburn. ¿Qué puede esperar de ella el lector? ¿Quién es Coburn?

Coburn es la historia de un asesino. Un personaje amalgama de muchos otros que nos ha ofrecido la cultura pop. He vampirizado la obra de muchos otros autores para crear un personaje nuevo. Coburn es una novela de género negro que busca la empatía del lector a través de lugares comunes, agilidad y entretenimiento. Es sórdida y violenta como esas novelas de tapa blanda americana de portadas impactantes y frases lapidarias.

La novela se sumerge en los bajos fondos estadounidenses, en su decadencia. ¿Por qué has elegido esa ambientación?Coburn-Pablo-García-Naranjo

Porque vivimos en la era del imperio USA. El cine, la música, el cómic, las series… se han convertido en ambientes comunes y decadentes. Tú y yo podríamos sobrevivir en cualquier ciudad americana simplemente con las referencias que conocemos gracias a la cultura pop dentro de la que hemos crecido. No deja de ser un escenario más cercano para el público que un ambiente más a lo europeo. Y es la cuna del noir, nicho para historias de este calibre.

Creo que alguna vez te lo han preguntado pero no podemos dejar pasar la oportunidad: ¿Imaginas alguna de tus novelas adaptadas al cine? ¿Te gustaría? ¿Has tenido presente ese componente visual a la hora de escribirlas?

Me lo preguntan más por curiosidad que por averiguar si existe una verdadera posibilidad de que ocurra. Y la verdad es que me encantaría que ocurriera. Mi lenguaje es literario, basado en la palabra más que en la llamada “narración cinematográfica”. Intento verbalizar más que describir, por lo que una adaptación al cine de cualquiera de mis novelas no tendría nada que ver con lo escrito. El componente visual lo considero imprescindible a la hora de escribir una novela, pero no es un pilar en el que me base.

Tuviste una época bloguera, con el pseudónimo de Ternin, en la que escribías sobre los personajes de Marvel. ¿Qué tienen en común los protagonistas de tus novelas con aquellos superhéroes?

(Ríe) Me gusta que alguien me recuerde mi época de bloguero comiquero porque me encanta el cómic. No pasa un día sin que lea uno, aunque sea nada más que una página suelta. Es un medio que me encanta pero no es el mío, los héroes de Marvel me sirven para evadirme pero no como modelo. Otros tebeos, títulos como Vértigo y las publicaciones de otras editoriales, sí que han supuesto una inspiración para mis personajes. Sin escritores como Brian Azzarello, Warren Ellis o Alan Moore (entre otros) mis personajes serían otros, al igual que mis novelas.

Entonces, ¿qué iconos o referentes componen el universo creativo y vital de Pablo García Naranjo?

Desde Patrulla X de Claremont hasta The Wire pasando por cualquier novela o película que aunque desconocidas me hayan gustado especialmente. Somos animales atados al pasado, a la nostalgia, y yo tiro de ahí como material creativa.

Hoy en día esa nostalgia está muy presente en el mundo virtual, en internet. ¿Cómo crees que afecta la red a tu rol de escritor?

Las redes sociales son La Colmena de Cela. Siempre parece que estamos los mismos y que no existe otra cosa que esa interacción falsamente fría de los comentarios y los “me gusta”. Es una forma de promoción pero también un espejismo, un pasatiempo y una trampa. Gracias a internet pude conocer a mi editorial y a otros colegas del gremio, y eso es bueno. Lo malo es sumergirte en ese lodo virtual y no ver que hay una vida más allá de internet.

Laguna Negra de Pablo García NaranjoHas mencionado a tu editorial, Tyrannosaurus Books, ¿cómo te está tratando el mundo editorial?

Me trata muy bien. Me considero un autor afortunado porque tengo una editorial que me apoya incondicionalmente. Y mis novelas parece que cumplen las expectativas, tanto las económicas como las literarias. Hay que tener en cuenta que soy un escritor novato, un pez más dentro de una pecera llena de ejemplares de diferentes especies. Lo importante es divertirse, divertir y moverse para no morir devorado por el ego.

¿Ahora qué? ¿Habrá Coburn para rato o cambiarás de tercio?

La idea es que Coburn viva más aventuras, pero eso no depende de mí sino de las ventas. Si mañana mi editorial me dijera que he agotado la tirada y que tiene que imprimir muchos más ejemplares porque la demanda es brutal me pondría a escribir la secuela inmediatamente. Es un negocio y hay que ceñirse a lo que pide el cliente. Por mí volvería al universo de Coburn las veces que haga falta. Mientras tanto vuelvo a saltar de rama y tocaré de nuevo el género de terror. Cambio de tercio, si, y hasta aquí puedo leer…

Volviendo a internet y su contraposición con el mundo “offline”. Vives en Sevilla, ¿crees que existe un lugar literario de referencia en la ciudad o eso es cosa del pasado?

En Sevilla me consta que hay escritores que se reúnen, amigos de café en mano y barra de bar. Pero yo no me muevo en ese tipo de ambientes la verdad. Me gustaría, claro, pero no me invitan a esos saraos.

Queda dicho. Para terminar una pregunta que todos los aspirantes a escritor se estarán haciendo: ¿Cómo es tu rutina de trabajo? ¿Eres metódico?

Soy un vago, tiendo a la pereza y a tontear hasta que me pongo a escribir. No soy capaz de dedicar un día entero a la escritura ni escribir en formato de jornada maratoniana. Tampoco me gusta el postureo de escritor atormentado y encañonado por las musas. Escribo cuando puedo. Hay días que puedo dedicarle una hora y otros que le doy a la tecla un rato más. Pero siempre procuro no enfriarme, que no pase mucho tiempo entre una vez y otra.

Pablo García Naranjo ha publicado El hombre Spam (con el pseudónimo Talbot Torrance), Laguna Negra y Coburn en la editorial Tyrannosaurus Books. Su nueva novela, Purgatorio, sale a la venta el 29 de Abril. Sus novelas se pueden encontrar en la web www.tyrannosaurus.es o en cualquier librería.


Una entrevista de Marta G. Navarro para La Giralkilla #4

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR