El sello sevillano cumple tres lustros alumbrando la escena emergente andaluza

Corría el año 1998 cuando José Luis Osuna comenzaba a hacer sus primeros pinitos como manager de Niños Mutantes y Supertube (ahora más conocidos como Maga). Entre su cartera de representados también se encontraban unos jóvenes sevillanos llamados Malahora, cuyos miembros terminarían repartiéndose entre Zico y los grupos liderados por Miguel Rivera y Juan Alberto Martínez. Cosas de la música. El deseo de la banda sevillana de publicar su primer disco sería la excusa perfecta para poner en funcionamiento un sello discográfico que en 2001 nacía bajo el nombre de Lunar.

Referente del panorama independiente

Quince años han pasado desde entonces. Tres lustros en los que ha dado tiempo a que desaparezcan dos docenas de salas de conciertos y a que surjan otras tantas; a que Sevi lla deje de ser un páramo musical y no demos abasto con la agenda de conciertos; a que 091 se despidan de los escenarios, regresen y digan adiós otra vez; y a que nos dejen definitivamente mitos como Lou Reed, David Bowie y Leonard Cohen.

malahora03

Malahora (por Chema Hornero)

Haciendo balance, Lunar Discos siempre ha estado ahí, sin pretensiones. “Montamos conciertos, hicimos radio, repartimos revistas, desarrollamos promoción de artistas y hasta diseñamos con nuestras propias manos el artwork de algunos de aquellos artefactos sonoros que con tanto apego guardamos en el corazón (y en las cajas del almacén). Vamos, nada que no hayan hecho otros antes. Aunque para nosotros haya sido siempre de lo más especial”, cuenta José Luis Osuna, fundador de Lunar Discos, un auténtico enamorado de la música. En estos quince años, ha editado todo un rosario de excitantes discos como los de Malahora, Del Ayo, Anders Parkers o Una sonrisa terrible. Álbumes pequeños y delicados que escapan a la vorágine que ha terminado desvirtuando el término ‘indie’. “Las bandas que forman la cantera independiente es precisamente el lugar en el que mejor nos lo pasamos”, asegura Osuna. Pero la buena música no es cuestión de filas, sino de calidad.

Mención aparte se merecen los discos homenaje a Echo & The Bunnymen (Play the game, 2007), que le dieron en mano al mismísimo Ian McCulloch, y el recopilatorio repleto de versiones de The Church (Bajo un cielo prehistórico, 2015). Dos álbumes necesarios (y obligatorios) para cualquiera que huya de las imposiciones del mal llamado “indie”. Lunar cerrará la trilogía a lo grande con un álbum que verá la luz el año que viene y estará dedicado a una banda que aún no han querido desvelar.

Un aniversario por todo lo alto

Tras un pequeño paréntesis, Lunar volvía a la carga en 2015 con los discos de Hidalgo y Coppermine, banda nervense que se hizo con el primer premio del Certamen Desencaja en la última edición del Monkey Week celebrada en el Puerto de Santa María. El año de su aniversario no podía comenzar de mejor forma que con la publicación del primer LP de El Imperio del Perro, joven banda sevillana que ha conquistado a propios y extraños en tan sólo unos meses y que se ha convertido en una auténtica referencia del sello. Tras una gira arrolladora, los de San Julián han conseguido hacerse un hueco en el panorama nacional, recibiendo multitud de buenas críticas por parte de medios de comunicación especializados.

imperio-por-rafa-garcia-04

El Imperio del Perro (por Rafa García)

A mitad de 2016, Lunar continúa apostando fuerte por grupos de la escena emergente y publica Sentimiento morrón, la puesta de largo de Midi Puro. Después del verano, con la vuelta al cole, llegaría la última incorporación del año a la familia Lunar, el trío de punk electrónico, Error 6.

Además de dar a luz tres nuevos discos, Lunar ha celebrado sus quince años con una serie de conciertos con los que ponía su granito de arena a la eclosión musical que, desde hace poco menos de dos años, estamos viviendo en Sevilla. Siguiendo los principios que gestaron el nacimiento del sello hace tres lustros, el Ciclo Cardiode volvía a apostar por bandas emergentes que, posiblemente, dentro de poco coronarán los carteles de los festivales de medio país. Cala Vento, Being Berber, The Magic MOR, Del Bosque, Nuria Graham, Borneo, Iseo, Perro o Trepàt son algunos de los grupos que han actuado en la Sala La Calle durante esta primavera.

A veces es necesario echar el freno de mano para afrontar el futuro con perspectiva. Lunar ha despertado de su pequeño letargo con energías renovadas y la firme intención de cumplir, al menos, quince años más.

Lunar Discos

 


Un artículo de Marikilla Guzmán para La Giralkilla #5

Sobre El Autor

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

¡A tope con las cookies!

Este sitio web utiliza cookies, creemos que las cookies hacen del mundo un lugar mejor, así que si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.+ info

ACEPTAR