La redacción de La Otra Sevilla y de La Giralkilla está compuesta por un grupo de sevillanos de lo más variopinto, desde sevillanos inadaptados, renegados e inconformistas hasta simples sevillanos culturalmente dispersos. Sean del tipo que sean, todos comparten el amor por su ciudad y creen que la cultura la hace más bonita.